Capítulo 2 – Tres años antes

El 3 de agosto de 1977, el día en que conocí a Jorge, mi vida dio un vuelco. Yo había terminado con éxito mis estudios de Derecho y pasaba las vacaciones, muy a mi pesar, junto a mis padres, en Comarruga, una pequeña urbanización situada en la Costa Dorada. Por aquel entonces era un lugar de veraneo letárgico para los jóvenes. Sin nada que hacer, los primeros días me limité a pasear por la playa, a tumbarme en la arena. Me pasaba horas y horas leyendo. A ratos me entretenía nadando o contemplando a los grupos de jóvenes que entraban y salían del agua, o a los niños que construían castillos de arena mientras los mayores jugaban a la petanca. A mis veintitrés años recién cumplidos bostezaba de aburrimiento. Medio deslumbrada por el sol, admiraba el azul del mar, seguía el vuelo de unas cuantas avispas juguetonas en un charco de agua salada. A lo lejos, el horizonte blanco y curvado presagiaba más calor. Continuar leyendo “Capítulo 2 – Tres años antes”

Capítulo 1 – 1980

A veces sentimos apego hacia algunas personas, un cariño que parece proceder más del  instinto que de motivos palpables.

Los clientes que acudían a su tienda la conocían como Beatrice. En cambio, para su familia y sus amigos, para quienes la queríamos, era nuestra Bea.

La conocí en 1980, a mediados de verano, y enseguida fuimos inseparables. Yo era bastante joven, me encontraba en plena crisis matrimonial y estaba desesperada por encontrar trabajo. No sabía muy bien qué quería hacer con mi vida. Arrastraba sueños, puede que por culpa de las lecturas de Octavio Paz y de Emily Dickinson, o de los cuentos de Cortázar, del batiburrillo de fantasías que sin orden ni concierto me llenaba la cabeza de posibles futuros.  Continuar leyendo “Capítulo 1 – 1980”

Libros

Hola a todos: Hoy  os voy a ofrecer el primer capitulo de mi libro: La chica de los sueños.

Aunque dentro de pocos días  el libro saldrá publicado, tanto en ebook como en papel, todos aquellos que me sigáis en el Blog. Os presento un pequeño adelanto. Espero que os agrade.

LA CHICA DE LOS SUEÑOS

Cuando digo que encontré el amor, lo digo con la boca pequeña. Puede que más bien, sin querer, me diera de bruces con él, como quien pasea ajeno a todo y al doblar una esquina se topa con una realidad tan inesperada como tangible, palpable, sólida. Es decir, ahora veo que el amor, acechante y hambriento, en busca de carnaza con la que alimentarse, me encontró a mí.

Mi psiquiatra, la doctora Mur, es una oyente de primera. Cuando por culpa de Bea me aficioné a fumar sus cigarrillos americanos extra-largos y mentolados, todo lo relativo al psicoanálisis me sonaba a chino.

–Dibuja la tierra –me pidió. Y tracé un círculo.
–Dibuja una planta.
Y esbocé un trébol.

–Dibuja una emoción.

Y perfilé un corazón.

Supongo que mi dibujo no le satisfizo y le pareció vulgar, porque tras poner cara de hola y adiós me pidió:

Continuar leyendo “Libros”